La Jueza – Henry J. White – 30.1.2012

Amortizándo el camino,
en cada paso en la penumbra,
sediento de versos prohibidos,
y lascivas palabras.

Despierto dormido
en cada luna llena
mi etéreo sino.

Busco en cada cama,
entre las sabanas,
y las mullidas almohadas,
la noche en que perdi mi alma.

Sin encontrar Jueza, que de condena
o me absuelva de esta muerte eterna.
Que yace atormentada,
bajo la espesa niebla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s