Opera – 3.5.2011 – Henry J. White

La noche se cernió sobre su cuerpo desnudo,
y el brillo de la luna acariciaba su nuca,
sus brazos, su espalda.

Una brisa calida se confeso complice de la lengua,
que se deslizaba sobre sus labios,
y en un eterno suspiro,
sus miradas se mancillaron
del mas antiguo y puro vicio.

Gemidos entrecortados, como
Opera de esta noche, sensual y magica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s